lunes, 26 de noviembre de 2012

Resumen de No.6 Beyond - Inukashi

El fin de semana pasado, September Scanlations sacó un resumen en inglés de la nueva novela de No.6: No.6 Beyond.
Chizuru me animó a hacer un resumen en español (a partir del resumen que han subido en inglés), y pensé que igual a alguien le podría interesar por aquí.
Si sabéis inglés, os recomiendo que os leáis el resumen de September Scanlations, porque son las que lo han traducido y resumido directamente del original y es más detallado.
El resumen está dividido en cuatro partes. Esta es la primera, la de Inukashi.
Espero que os guste.






La primera de las cuatro partes de la novela empieza con Inukashi, que se despierta enfermo y con ganas de vomitar. Al cabo de un rato, recuerda que la cena del día anterior había consistido en unas sobras de comida del centro penitenciario. En el Bloque Oeste la carne es un lujo que no se pueden permitir, y en vez de salarla para preservarla o de venderla en el mercado a un precio desorbitado, Inukashi decidió zampársela toda de una sentada.
Mientras la cocinaba, recordó que si estaba vivo, era gracias a aquel viejo. Inukashi no recuerda a su madre o a su padre, pero cuando ve caer la nieve, no puede evitar recordar aquel invierno en el que se había encontrado con el viejo que vivía en un hotel rodeado de perros. El viejo había salvado a Inukashi cuando aún era un bebé, y había permitido que una de sus perras que acababa de parir le amamantara y se convirtiera en la única madre que Inukashi había conocido.
Cuando Inukashi aprendió a andar persiguiendo a los otros cachorros, el hombre le dijo "eres raro... o más bien especial". Es una de las pocas cosas que aún recuerda con claridad.
El viejo nunca supo explicar por qué había decidido salvar a Inukashi, a pesar de que no creía que el bebé pudiera sobrevivir. A Inukashi, saber que había sobrevivido gracias a un capricho del destino, o más bien de un viejo, le tranquilizaba y le daba escalofríos a partes iguales. Quizá por eso siempre se había esforzado tanto en sobrevivir.
Un año después, al comenzar el invierno, el viejo había desaparecido. Un día Inukashi se levantó y no estaba el viejo, ni tampoco su cama. Sin embargo, Inukashi no se sintió triste porque aún estaban los perros.
Una vez la carne estuvo hecha, Inukashi y los perros se dieron un festín, y se fueron a dormir con la barriga llena. Lo que nos lleva a esta mañana, en que Inukashi se ha despertado con ganas de vomitar. La habitación no para de dar vueltas e Inukashi siente pánico y desesperación. Un perro se asoma, e Inukashi le suplica: "Por favor... por favor, ve a buscarles... te lo pido... tráemelos..."



Inukashi se despierta de un sueño. Es un sueño sobre algo que pasó hace años.
Bajando por las escaleras, salió por una puerta subterránea que daba a No.6. Su hotel se encuentra cerca de No.6, al otro lado del muro, pero normalmente no sale por la puerta que da a la ciudad. Aquella vez le rujían tanto las tripas del hambre, que salió por ahí y se dirigió hacia una arboleda donde encontró una casa abandonada. No vió ni olió humanos por ninguna parte, así que entró en la casa con cuidado. Recuerda que en esa casa vivía una anciana con un niño, seguramente su nieto o algo así, pero que estaba loca. Inukashi la había visto un par de veces, y luego había oído rumores de que le había sacado un cuchillo al alcalde de No.6 o algo así, y la habían disparado por ello. O eso se decía en el mercado.
Inukashi tiene hambre y ya no puede más. Necesita encontrar algo de comida, cualquier cosa. Abre una puerta dentro de la casa y encuentra libros, libros por todas partes. Es como si la misma habitación estuviera formada por libros. Inukashi sabe leer y escribir gracias al viejo, pero nunca antes había visto un libro. Coge uno, lo abre por una página al azar y se encuentra con el dibujo de una deliciosa manzana. Qué broma tan cruel.
Justo cuando se había convencido de que no había nada excepto libros, se da cuenta de que hay una pequeña caja metálica sobre una toalla. Abre la caja con cierta incertidumbre... y se le escapa un silbido. Parece un kit de primeros auxilios con medicinas, vendas, e incluso un bisturí... obviamente de No.6. Inukashi se pone a calcular cuánto podría sacar por algo así. Seguramente el desinfectante valdrá dos monedas de plata, y... De pronto, ve que hay un pequeño ratón sobre la mesa. No es un ratón vivo. Está bien hecho, pero está claro que lo ha hecho un humano. Inukashi se acerca para verlo mejor, cuando siente un escalofrío recorriendo su espalda.
-No te muevas
Los escalofríos no se deben al cuchillo que siente apretarse contra su cuello, sino a esa voz tan fría, que parece congelarlo todo, incluso las emociones. Es la voz de un asesino.
Inukashi siente pánico. No se explica cómo su presencia ha podido pasar tan desapercibida que ni se había enterado de que lo tenía detrás. Es posible que no sea un ser humano.
-Espera, p-por favor, yo tan solo...
-Deja la caja donde la encontraste
-De acuerdo, lo haré... ¿Ves? Ya está en su sitio, ¿vale?
-¿Que si vale? No creo.
El hombre mueve rápidamente el cuchillo hacia la garganta de Inukashi.
-Robar es como pedir a gritos que te maten. No tienes derecho a quejarte si mueres por ello.
Inukashi intenta conversar, con una risa nerviosa, diciéndole al hombre que vive cerca, en el hotel abandonado, con los perros, y que aunque no tiene nombre, todos le llaman Inukashi. No puede dejar de hablar. Teme que si se calla por un momento, le rajarán la garganta.
-Te lo ruego, deja que me disculpe, por favor. Perdóname, no volveré a hacerlo. Por favor, por favor, no me mates. No quiero morir aún. No quiero morir nunca. Lo siento muchísimo, de verdad. Nunca volveré a tocar nada que te pertenezca, ¡lo juro! Por favor, no me mates.
Inukashi suplica por su vida de todo corazón y el cuchillo desaparece de su garganta. Respira hondo y nota algo de dolor en el cuello. Al pasar su mano, se da cuenta de que tiene un corte lo suficientemente profundo como para que duela sin llegar a sangrar. Es la prueba de que ese hombre no es humano... tiene que ser un monstruo o un demonio.
Inukashi se da la vuelta lentamente y se sorprende enormemente al ver que lo que hay no es un monstruo o un demonio o un no-muerto... es un chico que lleva una camisa roja a cuadros. O... ¿es una chica? No, tiene que ser un hombre, una chica no puede tener una voz tan fría y tan cruel. El chico tiene el pelo largo. Sus cabellos caen sobre sus hombros y ocultan sus mejillas. Su rostro es tan exquisito que resulta inquietante. Sus ojos son de un tono muy extraño: un fascinante color gris claro. Es la primera vez que Inukashi ve un color semejante. Es más alto que Inukashi, pero es difícil determinar su edad.
El chico no muestra expresión alguna mientras enfunda el cuchillo. Inukashi se enfada al pensar que esto es lo que le ha hecho perder los estribos.
-Esa camisa no te pega para nada, ¿sabes? No es algo que se pueda ver a menudo en el Bloque Oeste.
Inukashi se ríe, intentando fingir que no se siente amedrentado por el encuentro.
-La he tomado prestada.
-¿Prestada? ¿Dónde has encontrado algo de tan buena calidad? No irás a decirme que en No.6, ¿verdad?
Inukashi estaba bromeando, pero no puede evitar pensar en ello en cuanto ha salido de su boca. Es una camisa de buena calidad, y parece cómoda y calentita. Y el kit de primeros auxilios era del otro lado del muro, sin lugar a dudas.
-Espera... ¿qué demonios eres? ¿Eres de la ciudad?
Pero Inukashi no le pregunta nada más, porque el chico ha sacado un trozo de cecina de su bolsillo y se la está comiendo. Inukashi se da cuenta de que es el mismo trozo que llevaba en su bolsa.
-Lo tomaré como pago por haber intentado robarme.
Inukashi le grita para que le devuelva su comida, y el chico sonríe, diciéndole que si de verdad lo quiere, lo recupere por la fuerza. Por supuesto, Inukashi sabe que sin sus perros, tiene las de perder, así que lo deja pasar.
-Buen chico, eres muy listo. Si sigues así, vivirás muchos años.
Inukashi, harto de que le tomen el pelo, se dispone a salir de la habitación muy enfadado. El chico se limita a sentarse sobre una pila de libros y mirarle en silencio. Esa mirada hace que Inukashi se detenga. No se puede mover.
-¿Qué demonios eres?
Ya se lo ha preguntado antes, pero ahora lo dice más en serio.
-¿Vives aquí?
-En efecto.
-¿Tú solo?
-Sí.
-Pero... esta casa lleva años abandonada. ¿De dónde vienes? Y... ¿por qué tienes una camisa y un kit de primeros auxilios de No.6? No me digas que eres uno de ellos...
Inukashi sabe que debería marcharse corriendo de aquel lugar, pero no puede parar de hacer preguntas.
-Dios, no paras de hablar. Me sorprende que no te muerdas la lengua.
El chico sacude la cabeza y le muestra una extraña sonrisa que deja a Inukashi encandilado. Su pulso se acelera.
Este tipo... es peligroso. Mucho más que un asesino. Inukashi sabe que su intuición no falla.
No te relaciones con él. Márchate de una vez. No vuelvas a verle nunca más.
A pesar de las advertencias, Inukashi sigue haciendo preguntas.
-¿Cómo te llamas?
-Nezumi...
-Qué nombre más raro, ¿es tu verdadero nombre?
-No es más raro que "Inukashi".
-Supongo que tienes razón... Así que... ¿Nezumi? Al menos es fácil de recordar...
-¿Es que quieres recordarlo?
-Bueno, es decir...
Inukashi quiere escapar, pero se siente como atrapado en una tela de araña, mientras le dan vueltas, jugando con él. No puede moverse.
-Bueno... pues hasta la vista, Nezumi. Quizá el destino nos lleve a encontrarnos de nuevo.
-Efectivamente, si el destino así lo dicta.
Sí, claro. Inukashi no piensa volver a ver a ese hombre. Por fin consigue salir y sube las escaleras corriendo.
"Si el destino así lo dicta".
Las últimas palabras de Nezumi resuenan en su mente.
Quizá el destino así lo ha dictado. Inukashi tiene el presentimiento de que se volverán a ver muchas veces, y que sus vidas se unirán de algún modo.
-Nezumi, ¿eh?




-¿Nos has llamado?
-¿Eh?
-¿Nos has llamado, Inukashi?
Inukashi abre los ojoz y ve luz y un trozo de cielo azul a través de una ventana abierta.
Nezumi se acerca, entrando en su campo de visión. Se miran a los ojos. Es como cuando se conocieron, cuando vio aquellos ojos tan fascinantes por primera vez.
-¿Qué... estás haciendo aquí?
-¿Qué dices? Eres tú quien nos ha llamado.
-¿Eh? ¿Ah, sí? Ah, no, yo quería llamar a...
-¿A quién ibas a querer llamar sino a nosotros?
-Inukashi... ¿te has despertado ya?
Una cabeza blanca se asoma por detrás de Nezumi.
-Shion...
-Te encontrabas en muy mal estado, pero ya deberías estar fuera de peligro. Pronto te encontrarás mucho mejor.
Shion sonríe apaciblemente.
Shion, tenía miedo. Creía que iba a morir. Tenía miedo y estaba solo y no podía hacer nada. Te llamaba a ti.
-Toma, bebe esto
Shion le pasa un bol con un líquido verde, al parecer es un remedio medicinal que aparece en uno de los libros de Nezumi. Muy amablemente, Nezumi le recomienda que se tape la nariz para que pase mejor, e Inukashi se lo bebe de un trago.
Shion le pone su mano sobre la frente. La mano de Shion está fría y le produce una sensación maravillosa.
-Tendrás que guardar cama durante un tiempo.
No parece neumonía, pero tiene un resfriado y algo de anemia.
Inukashi se queja de que sus perros no podrán sobrevivir si no se encarga de ellos, pero Shion insiste en que no se preocupe, pues él se ocupará de los perros y del negocio, y añade que Nezumi también ayudará a dar de comer a los perros.
Nezumi hace una mueca al oírlo, pero acepta, insistiendo en recordarle a Inukashi que tan solo será uno más de los muchos favores que le debe, y que espera que se lo devuelva algún día.
Por alguna razón, las palabras de Nezumi, que normalmente tanto le cabrean... ahora le parecen casi amables. Inukashi vuelve a tumbarse y sonríe tranquilo.
Shion continúa:
-Ah... por cierto, Inukashi... Con tu energía, no creo que tengas que preocuparte por tu enfermedad, pero tienes que hacer algo con esa herida del pie.
-Ah, ¿la del dedo gordo del pie derecho?
Inukashi está acostumbrado a todo tipo de arañazos y moratones. Mientras no sea algo grave, lamerlo un poco es suficiente para que se cure.
-Se te está infectando, y si lo dejas así, se te hinchará y no podrás caminar, así que...
-¿Así que?
-Voy a operar.
Shion saca el viejo kit de primeros auxilios, cuya apariencia no ha cambiado.
-Eeeeeh... Shion... qué pretendes...
-Tan solo voy a hacer una minúscula incisión, drenar el pus, desinfectarlo y coser. Habré terminado antes de que te des cuenta.
De hecho, ya se ha puesto los guantes de látex y ha cogido el bisturí.
-¿Q-Qué? ¿UNA INCISIÓN? Shion, espera un momento, ESPERA. ¿Qué hay de la anestesia?
-No tengo.
-¿¡Que no tienes!? Pero...
-No te preocupes, si no tardaré nada. Nezumi, lo siento... ¿me harías el favor de controlar a Inukashi? Asegúrate de que no se mueva.
-Entendido.
Nezumi presiona las caderas de Inukashi con ambas manos, inmovilizándolo de cintura para abajo. Nezumi le sonríe.
-Apuesto a que no lo sabías... pero a Shion le ENCANTA coser a la gente. A pesar de su apariencia, es un cabrón muy sádico.
Inukashi se queja con todas sus fuerzas, pero Nezumi le tranquiliza, y le dice que la herida SÍ que tiene muy mal aspecto, y que podría ser la causa de que estuviera tan enfermo. A Inukashi le da igual. Lo que quiere es no sentir dolor. Pero Shion ya está trabajando en ello, narrando la operación mientras la realiza. Obviamente, eso no ayuda a que Inukashi se tranquilice.
Nezumi susurra suavemente:
-Buen chico, no llores. Te estás portando muy bien, luego te daremos un premio.
Y eso sí que tranquiliza a Inukashi, que se siente de nuevo como un bebé, con alguien acunándole en sus brazos. Sin miedo ni dolor, tan solo un sitio donde descansar en paz...
-Muy bien, muy bien, duérmete... no pienses en nada más. Haremos lo que sea para protegerte. No dejaremos que te lleven de nuestro lado, cueste lo que cueste.
Inukashi abre los ojos de par en par y mira a Nezumi, sorprendido. Luego mira a Shion, que está agachado sobre sus pies. Ambos parecen muy serios.
"Haremos lo que sea para protegerte."
No es mentira. En este mundo donde todo es falso, la única verdad son las palabras de Nezumi. Aunque toda su vida y todo el mundo fueran una mentira, Inukashi podría creer en sus palabras, y solo en ellas.
Es la gota que colma el vaso, e Inukashi empieza a llorar de forma descontrolada.
Cabrón, no puedo creer que me hayas hecho llorar.
Inukashi se seca la cara con ambas manos y sigue llorando en silencio.

15 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡No.6 lo es, sin lugar a dudas!
      Y poder conocer mejor la relación entre Inukashi, Nezumi y Shion, incluso después de que la serie haya acabado, es una bendición.
      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Gracias por la traducción, yo la estaba leyendo en inglés y realmente tu traducción es muy buena. Felicidades. Espero seguir leyendo por estos rumbos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, espero que te gusten los otros tres resúmenes que he subido de No.6 Beyond :) Y que los disfrutes tanto como yo :)

      Eliminar
  3. oh, genial que hermoso! Me gustaría entender más de que se trata esto de la nueva novela, se sabe cuando saldrá? y si seguirá la historia más haya del pasado? agradecería una respuesta, y gracias por la traducción!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de nada, gracias por comentar!
      El tomo de No.6 Beyond ya estaba a la venta cuando hice esta entrada, pero no se sabe mucho más. Se esperaba que fuera un tomo único que tratara sobre lo que sucede en No.6 después de las novelas. Sin embargo, es un tomo muy variado, que trata del pasado y del futuro, y abre numerosas cuestiones, por lo que pensamos que saldrán más tomos en un futuro.
      Tenemos nuestras esperanzas puestas en este año, ya que se supone que es cuando se conocen Shion y Nezumi por primera vez...
      Gracias a ti por leer!

      Eliminar
  4. Vaya, que cosa tan maravillosa es conseguir un blog que traduzca No.6 Beyond *o* ya me hacía falta algo más de estos chicos al terminar la novela. Nezumi jode a Inukashi desde antes de conocerse jajaja ¡muchas gracias por traducirla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario!
      La verdad es que esto es tan solo un resumen de la novela.
      Encontrarás una traducción más detallada en el blog ratonesyflores, donde ya han empezado a traducir la novela a partir de la traducción al inglés de 9th Avenue.
      Yo estoy deseando que Asano Atsuko saque una segunda novela de Beyond este año, la verdad. No estaría mal que fuera en septiembre, para celebrar de ese modo eñ día en que Nezumi y Shion se conocieron, ¿verdad?
      En fin, soñar es gratis...
      Me alegro de que te haya gustado :)

      Eliminar
  5. Me encanto! Esta preciosa 😍😍 gracias por traducirla 💞💞
    Una pregunta
    ¿Esto solo es el resumen o la novela?

    ResponderEliminar